DONDE TRABAJAMOS

El Salvador es el país más pequeño de América Central, con Guatemala al oeste y Honduras al norte y al este. Es una tierra que muestra la mano poderosa de Dios en la creación, con sus abundantes volcanes y sus playas de arena negra. Los coloridos pájaros y flores siempre capturan tu vista. Ubicado no muy lejos del ecuador, nuestro clima es muy tropical, con dos estaciones básicas: una temporada de lluvias, que generalmente va de mayo a finales de octubre, y una temporada seca, que va de noviembre a abril. Las temperaturas suelen superar los 80 grados Fahrenheit cada día, bajando a los 60 grados por la noche. Toda esta belleza en la naturaleza sirve como un recordatorio de que Dios realmente está en control.

LEER MAS

La gente de El Salvador es hospitalaria, trabajadora y anhela un futuro mejor. Capturarán tu corazón con su humildad, sonrisa y hospitalidad, a pesar de las adversidades que enfrentan y que el país ha enfrentado durante generaciones.

El Salvador experimentó una guerra civil que duró desde finales de la década de 1970 hasta 1992, cuando se firmó un acuerdo de paz entre las dos partes en conflicto. Con una larga historia de dictadores, cada uno derrocado y el ciclo se repitió, la estabilidad ha sido difícil de encontrar. Existe una gran división entre quienes tienen y quienes no tienen. El Salvador es una república, con elecciones cada cinco años, pero sigue siendo un país con corrupción y delincuencia prevalentes. Durante la larga guerra civil, muchos hombres huyeron del país para encontrar seguridad y no ser reclutados por ninguno de los dos bandos. Era común que niños incluso de tan solo 12 años fueran llamados a la guerra y nunca regresaran a casa. Esta migración continuó a principios de la década de 2000 cuando El Salvador sufrió dos terremotos devastadores en un mes. Esta migración ha continuado hasta el día de hoy, ya que hombres, niños y familias han huido de sus ciudades y pueblos controlados por pandillas para evitar la presión de unirse a las pandillas. Ven irse como su única esperanza. Las niñas a menudo se convierten en esclavas sexuales de los miembros de pandillas y los niños jóvenes comienzan a recolectar extorsiones a medida que ascienden en las filas. El miedo es real. Las estadísticas muestran que hasta el 80% de los niños viven sin una figura paterna en el hogar. Una cultura arraigada de machismo y la migración masiva han dejado a muchas familias separadas y en dificultades. La vida familiar disfuncional ha dejado profundas cicatrices en su gente.

En marzo de 2022, El Salvador experimentó un pico extremo en los homicidios en un fin de semana. El presidente actual convocó al poder legislativo del gobierno y votaron para aprobar lo que se llamó «Un Estado de Excepción», levantando los derechos institucionales del pueblo. Esto dio inicio a una intensa búsqueda y detención de miembros de pandillas. Hasta la fecha, más de 70,000 personas han sido arrestadas y encarceladas. Muchos aplauden este esfuerzo ya que los pueblos se han vuelto más seguros, pero los derechos constitucionales aún tienen que ser restituidos.

Hay mucho trabajo por hacer en este pequeño país, pero Dios ha llamado a los fundadores de La Casa de mi Padre a enfocarse en proporcionar un entorno familiar amoroso para los niños más vulnerables que han sufrido traumas, abusos, abandono y/o negligencia. Estos niños han sido separados de sus familias por el Sistema de Protección Infantil durante un período de tiempo, ya sea a largo plazo o a corto plazo. Mientras están en La Casa, el personal se enfoca en proporcionar un lugar seguro de amor donde los corazones puedan sanar. Al mismo tiempo, nos comunicamos con la familia biológica para determinar las causas fundamentales de la separación y trabajamos intencionalmente para lograr una reconexión y reunificación saludable siempre que sea posible y seguro hacerlo. Estamos acreditados y supervisados por el gobierno salvadoreño. Somos una organización sin fines de lucro sin deudas y dependemos de las generosas donaciones de personas que desean colaborar con nosotros. Buscamos utilizar los recursos que tenemos y se nos brindan con integridad para honrar a Dios.


«Esto no es solo una organización benéfica que ayuda a los necesitados. No es solo nuestra pasión. No es solo un hogar para niños. No es un instituto, es SU hogar. Dios nos creó a todos y ama a estos niños tanto como ama a los nuestros. ¿Por qué nos ha bendecido de manera tan abundante? Posiblemente, para que a su vez podamos ser una bendición para otros. Queríamos hacer algo para cambiar sus vidas, y las nuestras también cambiaron.»

Jan y Joe Napoli,

Cofundadores y miembros de la Junta.

HISTORIA

Desde 2002, la Fundación La Casa de mi Padre ha brindado apoyo integral a niños y adolescentes en riesgo en El Salvador. La Casa de mi Padre comenzó cuando los fundadores conocieron a más de 50 niñas y niños que vivían en una antigua casa abandonada que estaba a punto de derrumbarse. Las precarias condiciones en el hogar despertaron el deseo de apoyar a los niños y adolescentes para que tuvieran acceso a un cuidado adecuado, y los fundadores comenzaron a colaborar con ISNA para guiar el proceso de formación de una identidad legal.

LEER MÁS

Al principio, el programa estaba diseñado principalmente para satisfacer las necesidades básicas de los niños, que incluían cuidado, protección y educación. Sin embargo, se descubrió que el concepto inicial del programa no satisfacía la profunda necesidad de sanar pasados traumáticos y la oportunidad de mantenerse conectados con miembros saludables de la familia biológica. Dada la difícil realidad de los antecedentes de los niños y adolescentes atendidos: víctimas de abuso, abandono y adicciones como resultado de patrones disfuncionales que se han reproducido en sus familias durante generaciones; era evidente que existía una necesidad más profunda.
Con el tiempo, la fundación ha tratado de garantizar los derechos de los niños y adolescentes, proporcionando un entorno que les brinde la seguridad para desarrollarse y alcanzar su máximo potencial, convirtiéndose en agentes de cambio en sus hogares y comunidades.
En 2006, se adoptó el Programa Terapéutico actual como una propuesta para promover un nuevo aprendizaje del verdadero valor de la familia y su importante papel en el bienestar de cada niño y adolescente. Este proceso de cambio incluyó separar a las niñas y los niños en dos hogares diferentes para brindar una mejor atención a cada grupo según sus necesidades específicas, transformando los estereotipos de género arraigados en nuestra cultura y mejorando la comprensión y el empoderamiento de ambos grupos. Cada hogar estaba dirigido por una familia, desempeñando el papel de padre y madre para los niños a su cuidado, al mismo tiempo que modelaba cómo funciona una familia sana. Además, se brindó un apoyo esencial alrededor del hogar para garantizar el desarrollo integral de cada niño y adolescente, prestando atención de manera intencional a las necesidades psicológicas de cada uno.
Asimismo, se inició el componente de Restauración Familiar con el fin de preservar, mejorar, fortalecer y restaurar los lazos familiares, tal como lo establece la LEPINA, la Ley de Derechos del Niño en El Salvador, de modo que haya un contacto más frecuente con las familias a través de visitas a domicilio, llamadas telefónicas y visitas familiares en La Casa de mi Padre, que incluyen un componente educativo y atención psicológica. Estos contactos con la familia siguen utilizándose para trabajar con cada familia en superar la causa del internamiento institucional, con la esperanza de una futura reintegración o colocación familiar, garantizando así el derecho de cada niño y adolescente a ser criado en su familia, si es posible y en su mejor interés.
A partir de noviembre de 2015, La Casa de mi Padre se trasladó a su ubicación actual en las instalaciones de Finca el Milagro. Los padres de familia ahora viven en un hogar con un grupo de 6 a 8 niños, junto con sus propios hijos biológicos. Se ha establecido una red de apoyo intensiva alrededor de cada hogar para asegurar que el hogar funcione de manera saludable y propicia para la curación y la restauración de las relaciones familiares. Hemos podido observar cambios drásticos en el comportamiento, el rendimiento escolar y la salud emocional en la vida de los niños y adolescentes como resultado de experimentar un entorno familiar lleno de amor.
En 2017, abrimos nuestro tercer hogar gracias al apoyo de FEDECREDITO y la Fundación MaestroCares. Este hogar nos brinda la capacidad de atender a 8 niñas adicionales. Para 2017, tenemos tres hogares: Grace Home, Hope Home y Joy Home.
En 2021, después de experimentar un año escolar muy interrumpido en 2021 debido a que las escuelas pasaron a la educación en línea debido a la COVID y todas las implicaciones que esto conllevó, aprendimos que los niños necesitan consistencia para sanar mejor del trauma, por eso comenzamos nuestra educación en el lugar. Hemos contratado a un equipo de tutores profesionales que brindan instrucción en el lugar de acuerdo con las necesidades individuales de cada niño bajo la supervisión de una escuela local.

Nuestras historias

Corazones de Servicio

Corazones de Servicio

¡Gracias a todos en el equipo y a aquellos que ayudaron a enviarlos a servir junto a nosotros! ¡Esperamos verlos nuevamente pronto!

leer más
Jugando con los caballos

Jugando con los caballos

Oficialmente, iniciamos nuestro calendario de equipos de verano con un grupo de adultos enérgicos que representaban a GlobalX de Atlanta, GA.

leer más
Transformados por Cristo

Transformados por Cristo

estamos agradecidos por las madres y figuras maternas que caminan a nuestro lado cada día, que oran por nosotros y que dan para que aquellos que han sido profundamente quebrantados . . .

leer más
Nuestras consejeras

Nuestras consejeras

Aprender nunca termina en la vida, ¿verdad? Estamos agradecidos por las muchas lecciones que hemos aprendido a lo largo de los años cuidando de niños y trabajando con sus familias que vienen de pasados muy difíciles. También estamos agradecidos por la misericordia y...

leer más
Amándonos unos a otros

Amándonos unos a otros

«Amar a Dios y amar a los demás». Jesús resumió los mandamientos con estas palabras. Suena bastante simple. Pero cuando amar a los demás no es tan fácil, a menudo requiere reflexionar sobre cómo Dios nos amó a pesar de nuestras fallas.

leer más
Se requiere toda una villa

Se requiere toda una villa

El papel de nuestros tíos/tías es acompañar y apoyar a los padres de hogar, ayudando con los deberes, supervisando el tiempo de quehaceres, planeando actividades de la tarde, llevando a un niño o niños a dar un paseo para calmarse.

leer más
Aprendiendo juntos

Aprendiendo juntos

La educación es una parte importante de nuestras vidas. Realmente es un viaje interminable, y nuestro mayor objetivo para los niños a quienes servimos es que nos dejen con conocimientos, habilidades y valores que los impulsen al siguiente paso del aprendizaje en sus vidas.

leer más
La Visión de La Casa

La Visión de La Casa

La Casa de mi Padre ha estado trabajando de manera intencionada para llevar esperanza a los niños y familias más vulnerables en El Salvador desde 2002. ¿Por qué?

leer más
Fiestas y familia

Fiestas y familia

¿Qué palabra te viene a la mente cuando piensas en las festividades?» Cuando se hace esta pregunta, la mayoría de las personas responde: «Familia».

leer más
Una razón para celebrar!

Una razón para celebrar!

Las graduaciones son un evento especial. Las graduaciones son aún más motivo de celebración cuando la probabilidad de lograr este logro se ve disminuida desde el principio.

leer más
Ayudando a nuestros vecinos

Ayudando a nuestros vecinos

Existen muchas necesidades en la comunidad, y a lo largo de los años, la comunidad local nos ha pedido en varias ocasiones que ayudemos con diferentes proyectos.

leer más
El regalo de una bicicleta

El regalo de una bicicleta

De seguro que la mayoría de nosotros tuvo una bicicleta en nuestra infancia. Las bicicletas son buen ejercicio, pero también nos brindan una sensación de libertad mientras navegamos por caminos a una velocidad mucho mayor que caminar o incluso correr. Desarrollan...

leer más

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Quiénes somos?

La Casa de mi Padre es un hogar cristiano para niños que han sido separados de sus familias debido a abuso, negligencia y/o abandono a través del sistema judicial

¿Por qué un entorno familiar?

Con la desintegración de la familia y la alta ausencia de una figura paterna en la vida de los niños a quienes servimos, valoramos modelar un ambiente familiar. Los niños viven en hogares donde una pareja de padres de familia abraza a un pequeño grupo de seis a ocho niños durante el período de tiempo que los tribunales consideren necesario.

¿Cómo trabajamos?

Trabajamos de manera intencionada para ofrecer un enfoque integral que satisfaga las necesidades físicas, emocionales, académicas y espirituales de los niños.

  • Salud y Nutrición: Colaboramos con médicos, dentistas, psiquiatras, neurólogos y nutricionistas para asegurarnos de que nuestros niños reciban la atención médica adecuada que necesitan para crecer y desarrollarse.
  • Consejería: Brindamos consejería individual y grupal centrada en Cristo para los niños y sus familias con el fin de sanar las heridas profundas en sus corazones.
  • Educación: Los niños vienen a nosotros con diversos antecedentes educativos, algunos nunca han ido a la escuela. Proporcionamos educación en el lugar que respalda las necesidades individuales de cada niño para que tengan éxito y alcancen su máximo potencial.

Creemos que la salud de nuestro personal tiene un gran impacto en el cuidado de los niños. Nuestro personal recibe formación continua y constante que se centra en la atención informada sobre el trauma para poder abordar mejor las situaciones cotidianas con los niños. También establecemos rutinas de autocuidado para garantizar una salud mental adecuada.

¿Por qué trabajar con las familias?

Los niños a quienes servimos llegan a nosotros con un profundo deseo en sus corazones de reunificación con sus familias biológicas. Nos acercamos a los miembros de la familia de los niños de una manera muy intencionada para construir un puente hacia conexiones saludables. Nuestros trabajadores sociales y psicólogos hacen visitas a los hogares para construir confianza, crear un plan de intervención que aborde las causas profundas de la separación, establecer una red de apoyo en torno a la familia en sus comunidades locales y brindar consejería y educación sobre el cuidado de los padres. Nuestros niños pueden establecer conexiones con sus familias según sea apropiado y aprender nuevas formas de relacionarse, primero a través de visitas familiares en nuestras instalaciones y luego visitas a sus hogares. Nuestra esperanza es que los ciclos que se han transmitido de una generación a la siguiente puedan romperse.

¿Qué sucede si un niño sale del cuidado?

Los niños salen del hogar para niños una vez que alcanzan la edad de 18 años, pero hemos experimentado que los adultos jóvenes necesitan apoyo mientras hacen la transición a la vida independiente. Ofrecemos un programa que llamamos ‘El Puente’, donde los adultos jóvenes pueden vivir mientras completan la escuela secundaria y avanzan hacia la universidad o la formación profesional. Deseamos que cada adulto joven avance hacia la independencia con las habilidades, la educación y el cambio de corazón necesarios para ser agentes de cambio donde elijan vivir y trabajar.

NUESTRA JUNTA

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER